Turismo lento o “slow”

Es una forma de viajar, donde el viajante se integra en el destino y se comunica con sus habitantes, para conocer sus costumbres.

Es una manera de recuperar el placer por viajar, en donde no existen los horarios y lo que prevalece, realmente, es el disfrute del lugar.

El viajero le da suma relevancia a observar el paisaje, degustar los platos típicos del lugar y conocer lo que las guías de turismo no tienen en su recorrido.

Despacio, con calma, con la paciencia ideal para dejarse atrapar por el entorno.

¿Te apuntas?

Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background

cuadraditos Actividades     flechin Turismo cultural